Iluminación de cocinas

Iluminación de cocinas

Generalmente, la iluminación de los espacios es uno de los puntos débiles de nuestras decoraciones. Ésta es una de las más olvidadas o menospreciadas, y nos equivocamos por completo al hacerlo, ya que una correcta iluminación puede potenciar enormemente cualquier interior.

Para no equivocarnos en la iluminación de nuestra cocina, el siguiente artículo viene en nuestra ayuda a través de una serie de consejos y claves a tener en cuenta a la hora de iluminar una cocina. ¡Conozcámoslos a continuación!

Y es que en la cocina la iluminación tiene una mayor relevancia que en el resto de la casa, si cabe. Y es que cocinando y manejando cuchillos necesitamos una iluminación perfecta para que todo salga bien.

Lo primero a tener en cuenta es el tipo de iluminación que necesitamos. En ese aspecto, la luz natural gana por goleada a la artificial, aunque por supuesto esta segunda es igual de necesaria que la primera, porque en las noches se convierte en la única protagonista.

Para la luz natural, abre bien las ventanas y que nada ni nadie le robe ni un rayo de luz del exterior a la cocina. Hablamos de la elección de las cortinas (siempre de telas ligeras) o de la colocación de muebles o utensilios de cocina cerca de las ventanas que puedan crear sombras. En la medida de lo posible que las cortinas estén lo más despejadas posible.

Para la luz artificial, potencia la luz halógena blanca que es la que mejores resultados da. La cocina se divide en tres zonas (lavado, cocción y almacenamiento). Ambas deben estar perfectamente iluminadas. Si la cocina es pequeña puede que sirva con un único punto de luz superior central, pero en el caso de las cocinas grandes, lo mejor es utilizar varios focos de luz. Y si su uso está separado, mejor. Mayor ahorro lumínico tendrás.

Puedes también optar por colocar pequeños puntos de luz auxiliares en la parte inferior de los armarios que te ayudarán a acabar con esas molestas sombras que se crean en esos espacios. Además en ocasiones te podrás ayudar solo de éstas para trabajar en la cocina, ahorrándote también consumo de luz.

El interior de los armarios es algo que generalmente olvidamos, pero que es muy práctico iluminar. Es una zona que tus invitados no verán, es cierto, pero en tu día a día puede serte muy práctico ver bien lo que guardas en ello. Para hacerlo en el mercado dispones de pequeñas luces auxiliares para estas zonas.

Artículos relacionados
Portal especializado en decoración de cocinas. Consejos prácticos sobre muebles de cocina y accesorios.